Julio 2.018.- EL PAPA FRANCISCO VISITA BARI ITALIA

Julio 2.018.- EL PAPA FRANCISCO VISITA BARI (ITALIA)

El Papa Francisco concluye su visita a Bari: «El poder debe servir a la Paz»

El Papa Francisco concluye su visita a Bari: «El poder debe servir a la Paz»

El Santo Padre finaliza su encuentro ecuménico de oración por la Paz en Oriente Medio, con los principales líderes de las Iglesias cristianas en Bari, Italia.

La tarde del sábado 7 de julio, el Papa Francisco culminó su visita a la ciudad de Bari en el sur de Italia, para participar en el encuentro ecuménico de oración por la Paz en Oriente Medio acompañado por 19 líderes cristianos: católicos, ortodoxos, protestantes y representantes del Consejo de Iglesias de Oriente Medio.

Unido a todos ellos, y a los más de 50 mil peregrinos reunidos en el paseo marítimo barés, el Santo Padre pidió a Dios el don de la Paz, frente a la “indiferencia que mata para dar voz a quien no tiene voz, a quienes pueden sólo tragar lágrimas: porque Oriente Medio – dijo Francisco- hoy llora, sufre y calla, mientras otros lo pisotean en busca de poder y riquezas”.

La cita tuvo lugar en Bari, lugar especialmente simbólico ya que allí están las reliquias de San Nicolás, santo venerado en Rusia y en Grecia; que tradicionalmente representa el puente entre el Oriente y Occidente.

Tras finalizar el emotivo momento de oración, el Papa regresó a la Basílica de San Nicolás (que ya había visitado temprano, a su llegada a la ciudad para venerar junto a los Patriarcas las reliquias de este santo), y allí tuvo lugar un Diálogo privado, seguido del almuerzo en el Arzobispado.

Al término de la jornada, y nuevamente desde el atrio de la Basílica de San Nicolás; el Pontífice dirigió unas palabras de agradecimiento a todos los que hicieron posible este encuentro “que ha ayudado a redescubrir nuestra presencia como cristianos en Oriente Medio, que será tanto más profética cuanto más manifieste a Jesús, el Príncipe de la Paz”.

La incoherencia entre la fe y la vida oscurece el testimonio cristiano

En su discurso, el Obispo de Roma subrayó cómo a menudo, “nuestro modo de ser iglesia se ve tentado por la lógica del mundo, lógica de poder y de ganancia, lógica apresurada y de conveniencia”, haciendo que surja “el pecado de la incoherencia entre la fe y la vida que oscurece el testimonio”.

“Por ello, sentimos una vez más que debemos convertirnos al Evangelio, garantía de auténtica libertad, y hacerlo con urgencia ahora, en la noche del Oriente Medio en agonía”, dijo Francisco, ya que esta es “la tierra desde la cual llegó la buena noticia de Jesús, crucificado y resucitado por amor, que ha conquistado el corazón del hombre a lo largo de los siglos porque no está ligada a los poderes del mundo, sino a la fuerza inerme de la Cruz”.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano, 7 de julio de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *